Agua pulverizada como agente extintor

Las mejores ofertas en extintores

El agua pulverizada como agente extintor  es un elemento de protección activa contra incendios, pensado para emplearse, por norma general, poco tiempo después de producirse un fuego. 

Uno de los aspectos más esenciales en un extintor es que se pueda manejar con facilidad por todo tipo de personas.  El lugar de emplazamiento es uno de los aspectos más esenciales para una perfecta eficacia. 

Bestseller No. 1
notlok Safety Work Extintor Pulverizado para Casa y Coche contra Todos los Incendios A B E (F), para Cocinas, Oficinas y Lugares de Trabajo, Forma de Spray, Tamaño Compacto Mini, 2 Piezas, 1000 ml
  • SEGURIDAD: Cuida tu seguridad y equipa tu coche, casa, oficina u otro lugar con un extintor eficaz. Con la ayuda de un extintor, puedes reaccionar rápidamente ante el peligro.
  • LIGERO Y FÁCIL DE USAR: la fiabilidad y facilidad de uso te permiten intervenir rápidamente en todas las condiciones. El extintor cuenta con una manija integrada con una boquilla que facilita la distribución de la espuma.
  • RÁPIDO Y EFICAZ: Diseñado para apagar incendios tipo A, B, E, equipos eléctricos hasta 1000V y grasas. Tiene una amplia gama de temperaturas de funcionamiento y almacenamiento (0 ~ +50 °C). El aerosol extintor cuenta con un certificado conforme a la norma BS 6165:2002.
  • OMPOSICIÓN: El concentrado especial de agente espumante AFFF utilizado en el spray es ecológico e inofensivo. La espuma forma lo que se conoce como una película de agua que corta rápidamente el suministro de oxígeno, por lo que las llamas son suprimidas y no pueden volver a encenderse.
  • AHORRO DE ESPACIO: Nuestro extintor pulverizado es práctico y puede guardarse en cualquier lugar gracias a sus dimensiones de 35 x 9,5 cm. El extintor tiene un tiempo de funcionamiento medio de aproximadamente 25s, una presión de 10 bares y una capacidad de 1000ml.

El agua pulverizada como agente extintor más vendido

La división tiene que ver con el máximo aceptado para usarse de una forma o bien otra, es decir, un extintor que pese más de 20 kg obligatoriamente tendrá que tener un apoyo dorsal. Cuando un extintor pese más de 90 kg se considera móvil y debe llevar ruedas para ser apartado. Si cuenta con sus instrucciones, no se recomienda esperar a que pase algo para leerlas o intentar descubrir de qué forma marcha el extintor.

Es esencial saber cuándo se construyó el extintor, aparte de la sugerencia del productor para su substitución. Como la otra parte clave presente en la reacción química que causa la combustión, suprimir el oxígeno de la ecuación es el procedimiento final para extinguir un hogar. Por poner un ejemplo, sofocar el fuego de una sartén con una manta de chimenea reduce el oxígeno por debajo del dieciseis por cien  necesario para reaccionar, al tiempo que enmascarar una candela con un vaso la apagará en el vacío.